Carta responsiva

Una carta es un documento o redacción de algún tipo de texto cuya finalidad es transmitir un mensaje a un receptor determinado, el mensaje puede variar dependiendo de lo que el emisor quiere transmitir, así mismo el contenido del mensaje determinará el sentido de la carta y el tipo de redacción que se debe aplicar.  

Existen numerosos objetivos por los que una persona recurre a la escritura de una carta, dentro de los más comunes se encuentran: 

  • Agradecer a una persona o empresa por algún servicio prestado. 
  • Ofrecer algún tipo de disculpa por alguna falla cometida. 
  • Realizar una invitación a algún evento o acontecimiento importante. 
  • Brindar una presentación personal donde se destacan las cualidades y aptitudes para determinada labor. 
  • Dar un punto de vista sobre algún tema en específico. 
  • Y por último, pero no menos importante, el mensaje de aceptación de alguna acción cometida, es en ese momento donde la carta responsiva juega un papel fundamental.  

Pero, ¿Qué es una carta responsiva? 

No te preocupes si no posees ningún conocimiento sobre el significado de carta responsiva, pues no es un tipo de carta que se considera común, por lo que muchas personas desconocen su tipo de contenido. 

A continuación te mostramos una breve explicación referente al concepto de este tipo de documento. 

Dentro de todos los tipos de cartas existentes, la carta responsiva comprende el tipo de documento que escribe alguien para comunicar la aceptación de su total responsabilidad en un hecho determinado.  

En el área laboral las cartas responsivas normalmente expresan aquellas acciones o errores que comete un empleado al manipular algún tipo de maquinaria o elementos que requerían sumo cuidado al ser utilizados. Deben redactarse bajo un lenguaje cordial y formal, generalmente este tipo de carta surge como respuesta a un comunicado emitido con anterioridad para la persona en cuestión. 

A través de la carta responsiva el emisor debe ser consciente de que debe comunicar al receptor, su disponibilidad para aceptar las consecuencias del hecho cometido y a su vez aceptar que puede acarrear algún tipo de consecuencias. 

En las relaciones comerciales o bancarias, este tipo de cartas es muy común, pues se utilizan en los casos en los que alguna de las dos partes comprometidas, cometen una falla o un incumplimiento de los estatutos establecidos en un principio. Este hecho por lo general se presenta en cuando alguna de las dos partes realiza algún tipo de préstamo, ya sea de dinero o de algún bien tangible. 

Otros usos de la carta responsiva 

Aunque resulta el asunto más común, no todas las cartas responsivas acarrean algún tipo de responsabilidad para quien la escribe, pues en algunos casos puede exponer la responsabilidad que recae sobre terceras personas. Para ello quien escribe la carta debe estar seguro de que la otra persona en cuestión, es total responsable del hecho que se expone, cuando se trata de estos casos, generalmente la carta va acompañada de algún documento o prueba que sustente el contenido. 

Uno de los usos que también se le da a la carta responsiva, es en los casos en los que alguna persona asume la responsabilidad por el cuidado de otra, como por ejemplo en el caso de los menores de edad a la hora de realizar algún tipo de actividad escolar o de recreación. Los campamentos vacacionales para niños, suelen recurrir a este tipo de cartas, donde la responsabilidad del cuidado y bienestar del menor, son asumidos  por parte de los organizadores.  Es por ello que este tipo de cartas debe ser obligatoriamente leído y firmado por el representante legal del menor.  

En el campo judicial, las cartas responsivas son utilizadas para obligar a una persona a asumir su responsabilidad social en algún tipo de obra o acción que pueda afectar a la sociedad civil, un ejemplo de este tipo de acciones pueden ser: la construcción de edificaciones, intervención en un espacio urbano, ubicación de algún elemento en un área común, organización de alguna actividad en un espacio público. 

Partes y estructura de una carta responsiva 

Una carta responsiva contiene las partes principales que hacen del documento un escrito formal y con credibilidad. Una carta responsiva al igual que el resto de cartas que se utilizan para intercambiar información entre dos entes o personas que mantienen algún tipo de relación (personal, jurídica, comercial o laboral), debe contener los siguientes elementos para que esté completa: 

1. Inicio  

Es la parte donde comienza la carta y se caracteriza por contener información relacionada los datos personales de la persona que la escribe, como por ejemplo: el nombre completo, la profesión, el cargo que ocupa y algún dato de contacto como el número de teléfono o correo electrónico. 

Si la carta emitida corresponde a una institución pública o empresa privada, es indispensable la presencia de un membrete que identifique el documento para mayo credibilidad. 

En el inicio de la carta debe incluirse un encabezado que oriente sobre el propósito de la carta y una breve introducción que exprese un resumen sobre el contenido a tratar en el documento.  

2. Cuerpo

Es la parte central, de la carta y donde se explica de forma extensa los motivos a exponer, el cuerpo o texto más largo de la carta, puede contener varios párrafos si así lo amerita el asunto. Lo más importante es que todos los puntos a tratar sean explícitos y claramente expuestos sin generar algún tipo de confusión; en esta etapa quien escribe expone las razones por las cuales se hace responsable del hecho en cuestión. 

3. Final

Es la última parte de la carta, y es donde se da conclusión al comunicado. Debe incluir una despedida con un gesto de cordialidad como por ejemplo: “Se despide atentamente” o “Atentamente”, la despedida debe ir acompañada de igual forma del nombre de quien escribe la carta y la firma del mismo, preferiblemente a mano alzada para asegurarse de que la firma no sea falsificada o usurpada. 

¿Cómo hacer una carta responsiva? 

Elaborar una carta responsiva es una tarea que debe ser realizada con detenimiento y empleando el tiempo necesario para usar las palabras correctas, pues al tratarse de un escrito donde se acepta la responsabilidad de determinada acción, quien la escribe debe exponer única y exclusivamente las acciones por las que asume consecuencias. 

De lo contrario la carta podría desfavorecerlo, asumiendo compromisos que no le corresponden. Dicho esto, las siguientes recomendaciones te serán de gran utilidad a la hora de cómo hacer una carta responsiva: 

  • Si has recibido un comunicado previo donde se te responsabiliza por un hecho, es importante que al redactar tu respuesta, revises constantemente la carta recibida, de esta forma te resultara mucho más sencillo dar respuesta a punto por punto. 
  • Enumera la cantidad de hechos por los que te harás responsable para que no se te escape ninguno o agregues alguno que no te corresponde. 
  • Realiza un borrador del escrito donde tengas la oportunidad de revisar una y otra vez la redacción del texto, así te aseguras de que sea entendible. 
  • Busca algunos ejemplos de cartas responsivas hechas anteriormente similares al asunto que deseas tratar, estos te servirán como guía para elaborar tu documento. 

Formato de elaboración

Para la elaboración de una carta responsiva o de cualquier documento formal, las especificaciones en cuanto al formato, son prácticamente las mismas, por ende lo que las diferencia entre ellas son el mensaje y la finalidad de la misma. Así, que si deseas elaborar una carta responsiva, no puedes dejar de aplicarle el formato correspondiente para que se considere un documento con credibilidad. Dentro del formato debes considerar los siguientes aspectos importantes: 

a) Alineación. Es el elemento dentro de cualquier documento que define la orientación del texto, por lo general es de elección libre y se pueden encontrar diferentes tipos como:  

Alineación de texto a la izquierda: es el documento donde el comienzo de todas las líneas del texto se encuentran pegadas al margen izquierdo de la hoja. 

Alineación de texto a la derecha: en esta ocasión el final de las líneas que conforman el texto está pegado al margen derecho. 

Alineación de texto centrado: La disposición de las líneas dentro del texto parte desde el eje central de la hoja, en las cuales la cantidad de palabras se dividen entre dos para ser ubicadas cada mitad de un lado de la hoja. 

Es importante destacar que independientemente de la alineación que se aplique a la carta, el texto central o denominado “cuerpo” siempre se encuentra justificado, donde las líneas que lo conforman ubican espacios que van desde el margen izquierdo hasta el margen derecho. 

En conclusión los distintos tipos de alineación, serán únicamente aplicados a las siguientes partes de la carta: encabezado, asunto, saludo, fecha, despedida y firma. 

b) Papel. Aunque no lo parezca, el tipo de papel que utilices para la impresión de la carta es importante, pues si utilizas un papel muy fino corres el riesgo que al trasladar el documento se deteriore con facilidad o no se mantenga en buen estado. 

Por otro lado, si la carta se imprime en un papel muy delgado, la tinta puede traspasar el filamento de papel, provocando que la tinta dañe el documento, manchando el papel y distorsionando el mensaje. 

Es por ello que se recomienda que al imprimir un documento o carta utilices un papel ente el siguiente factor: 16-20 lb. Bond, lo que equivale a una medida de 60/74 g/m2 . Al acudir a cualquier librería o papelería puedes hacer la petición de hojas de papel bond 16 y el término será entendido comercialmente por quien te atienda. 

c) Tipografía.Elige desde un principio el tipo de fuente que utilizaras para la redacción de la carta, pues es un factor determinante para que el documento resulte digerible y entendible para el receptor. Evita las fuentes con excesos de adornos o formas complejas, pues en vez de mejorar la carta, le estarás quitando formalidad y seriedad.

d) Formato de hoja.Define el tamaño de la hoja a utilizar, generalmente se utilizan como referencia los tamaños expuestos por las normas DIN, y se implementa para este tipo de documentos el formato A4 o conocido coloquialmente como “tamaño carta”, cuenta con el suficiente espacio para realizar algún tipo de comunicado.

Ejemplos de cartas responsivas:

1) El primer ejemplo es sobre una carta responsiva correspondiente a la adquisición de un vehículo, puede ser utilizada como referencia a la hora de adquirir algún tipo de bien similar. Como podrás observar en la imagen, el formato y la estructura de la carta responsiva en estos casos varía, pues son situaciones específicas donde se requiere reflejar aspectos particulares de la transacción. Es importante que la observes con detenimiento para identificar cuales son los elementos principales que debes destacar a la hora de redactar tu propia carta o firmar algún documento similar.

Carta ejemplo

2) Como segundo ejemplo te mostramos el ejemplo de una carta responsiva donde quien la emite asume la responsabilidad de la supervisión de un menor. Es el tipo de ejemplo que puedes tomar como referencia cuando debes aplicar el cuidado de un menor en una actividad determinada.

Carta responsiva

3) El último ejemplo corresponde a la responsabilidad que asume una persona dentro del ámbito laboral, puede ser utilizada tanto para asumir las consecuencias de alguna actividad ya realizada o por realizar.

Responsiva ejemplo

Las cartas responsivas tienen la particularidad de adaptarse a diferentes situaciones, por lo que dependiendo de su contenido y propósito puede presentarse una variación en la estructuración de las mismas. De ahí la importancia de que determines desde un principio el tipo de responsabilidad que será asumida.  

Ahora que conoces el objetivo de las cartas responsivas, puedes determinar las situaciones en las que resulta conveniente utilizarlas, independientemente de si el asunto es personal o comercial, las cartas responsivas sirven como especie de documento para garantizar el compromiso de alguna de las dos partes, o en su defecto ambas. 

Si consideras que el artículo te ha sido de gran utilidad y has obtenido información con la que no contabas anteriormente, no te quedes sin compartirlo para que más personas puedan resolver sus inquietudes con respecto al tema. 

¡Por cierto! Antes de que te vayas, queremos recomendarte esto que seguro que te interesa:

Son una serie de contenidos a parte del que has leído que puede ser interesante para tí ¡Muchas gracias por leernos!

Carta responsiva
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!